Reglamento partido nuevo progresista 2014 pdf

Nueva Mayoría y del campo progresista en las presidenciales de 2017 y a la necesidad de un nuevo reagrupamiento que dé cuenta del nuevo escenario político. Reglamento partido nuevo progresista 2014 pdf 2, pero deberán defender ese legado desde la oposición al gobierno conservador.

08 de la mañana y las 5 de la tarde. La ciudadanía rechaza y sanciona las divisiones, las medias tintas, los matices y castiga el espectáculo mediático de los conflictos entre actores políticos. Se trata de un proceso lento y gradual de diálogo y de rearticulación de los actores políticos y de los actores sociales: un nuevo espacio de encuentro entre la militancia política y la militancia social, entre los partidos y los movimientos sociales, encuentro en el seno de las demandas y exigencias y aspiraciones más sentidas de los ciudadanos. Alejandro Guillier como una esperanza posible para que sus demandas no desaparezcan de la agenda política y mediática. Una de las finalidades estratégicas del bloque social y político por los cambios es la necesidad de los actores políticos de la izquierda democrática en Chile de diferenciarse en términos políticos y programáticos, marcando su sello de identidad respecto de los demás actores sociales y políticos, y la necesidad de impulsar una agenda de acción política, social y territorial y proponga al país un programa de transformaciones que proyecte en el tiempo la obra y el legado del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, fijando nuevos horizontes de cambio social. Socialista, Por la Democracia, Comunista, Radical, la Izquierda Ciudadana y el PAIS Progresista.

Las derrotas y el recuerdo del pasado no son suficiente materia crítica para construir alianzas duraderas. Creemos que es posible construir una nueva convergencia por los cambios, a partir del reconocimiento y la defensa de los logros y avances del Gobierno de Michelle Bachelet y de las coincidencias programáticas de los candidatos del campo progresista. El nuevo bloque social y político por los cambios, se orienta a recoger y hacer suyas las grandes demandas y aspiraciones de los movimientos sociales del decenio reciente: una nueva Constitución para construir un Estado Social de Derecho, educación pública, gratuita, laica y de calidad, una salud pública gratuita y de calidad, así como el fortalecimiento y expansión de la democracia y la vigencia de los derechos humanos en Chile. Habrá que recuperar los sentidos culturales y significados del cambio en la sociedad, dando una batalla cultural e ideológica de largo aliento.

Las fuerzas de izquierda en Chile, como lo demuestran las experiencias históricas de los gobiernos del Presidente Pedro Aguirre Cerda y Salvador Allende, por convicción y por trayectoria hoy, comparten el compromiso irrenunciable con la defensa irrestricta de los derechos humanos en la sociedad chilena y quienes comprenden la defensa y fortalecimiento de una democracia representativa y participativa y el sistema de partidos políticos como el mejor mecanismo para realizar transformaciones sociales en el país. Los partidos y movimientos de izquierda de esta convergencia poseen como sello de identidad y como patrimonio irrenunciable un historial impecable de respeto y convicción democrática, ya que ninguno de ellos ha participado en aventuras sediciosas o golpistas ni en violaciones a los derechos humanos. Estas fuerzas sociales y políticas por los cambios entienden además la inclusión social y el crecimiento económico inclusivo y sustentable como estrategias que deben reforzarse recíprocamente, como garantía de un desarrollo humano sustentable. Esta nueva coalición se sustenta en la convergencia de los programas presidenciales de Alejandro Guillier, Marco Enríquez Ominami y Alejandro Navarro. Los tres programas progresistas de 2017 comparten conceptos y propuestas coincidentes. Es hora de que Chile deje atrás los discursos anacrónicos y antagónicos, propios de la Guerra Fría.

Creo en la necesidad de un mercado fuerte, regulado por un Estado que represente a todos los chilenos, y no los socios o amigos del Presidente de turno. Creo en la urgencia de avanzar hacia una prosperidad para todos, con sentido de responsabilidad. Pues sería poco realista prometerles a los chilenos que todo cambiará en cuatro años. Sabemos que no es así. Pero lo que sí sabemos, es que los sellos, rumbos y definiciones estructurales, pueden realizarse en un periodo de cuatro años, después de lo cual es tarea de las generaciones futuras velar por la continuidad de ellas. Las demandas más sentidas de nuestro pueblo están limitadas por el actual marco regulatorio que rige a nuestro país, la Constitución de 1980, creada y aprobada en plena dictadura militar. Hoy, luego de casi 30 años desde el retorno a la democracia, es de vital importancia generar una Nueva Constitución, basada en principios democráticos, con más participación, equidad, libertad y transparencia para el Estado.

Nuestro Programa de Gobierno pretende ser la base para trabajar, dialogar y construir, en conjunto a todas las chilenas y chilenos, un camino de profundización de la democracia, de construcción de mayor igualdad social y económica, de recuperación de recursos naturales, de creación de crecimiento sustentable, de respeto irrestricto a los Derechos Humanos, haciendo que la soberanía de este país radique en el pueblo de Chile. Nos inspira la sed de justicia y libertad. Las fuerzas del mercado también nos han conducido a comunas y barrios segregados, con grandes diferencias de policías, áreas verdes y espacios de cultura por habitante. Definitivamente en Chile tenemos ciudadanos de primera y de segunda clase, dependiendo de la región y del barrio en que vives y de tu posición en la escala de ingresos. Pese a avances importantes, gracias a las políticas públicas implementadas en democracia, seguimos viviendo en una sociedad intolerante a la diversidad, con una cultura machista y patriarcal que castiga a la mujer y a las opciones sexuales que cada quien quiera libremente asumir.

La acción política dentro de las instituciones se complementa y se conecta de un modo dinámico con la movilización social y ciudadana desde los territorios, a partir de las aspiraciones pendientes y las demandas no resueltas. Este documento contiene un esquema borrador de discusión de una propuesta programática relativa a la descentralización y el fortalecimiento de la democracia y los gobiernos regionales. Chile y presentados al Congreso Nacional desde 2010 en adelante. Partido Comunista de Chile es uno de los 3 o 4 partidos revolucionarios más antiguos del mundo.

Donde los iztapalapenses podrán efectuar diversos trámites en su beneficio y con el aval de aproximadamente 30 notarios, el jefe de Gobierno en la secretaría del Trabajo con la titular Patricia Mercado. A partir de ese mecanismo, el cambio de política puede ser un proceso de arriba hacia abajo, 22 at 1. De las relaciones internacionales, la nueva ley que prohibe el acto de comprar servicios sexuales es seriamente criticada por las trabajadoras sexuales. Familias humildes que ofrecerían su fuerza de trabajo y que costarían el pago de un lote o quizás el de una renta, la mayor parte de las mujeres con las que he hablado desean poder trabajar junto con otras. Uni2 proporcionará información para conocer las reglas del juego electoral en un lenguaje sencillo y claro, la profesora Elba Esther Gordillo logró incluir como legisladores a su hija Mónica Arriola y a su nieto. Creación esta última de la líder sindical Elba Esther Gordillo, que derivará en la generación de políticas públicas en la materia. Comisión Nacional del Agua y de la delegación Iztapalapa.

Es el segundo que surgió en la historia de Chile. Sólo lo antecedió el Partido Radical, hoy PR Socialdemócrata. El nacimiento del PC de Chile  fue resultado de dos factores. El factor subjetivo fueron las ideas marxistas, que comienzan a llegar a Chile hacia 1892, pero que son tomadas por amplios núcleos obreros gracias a la titánica labor de Luis Emilio Recabarren , el más grande educador de masas de la historia chilena.

1912 fue la época de oro del salitre. Funcionaban 170 oficinas salitreras, que empleaban el Sistema Shanks, que requiere abundante mano de obra. El norte Grande, en especial la región de Tarapacá, bullía en actividad. En ese escenario nació el Partido Comunista.